El Jardinero de Rabindranath Tagore

La oda al jardín y al jardinero.

Este poema me hace recordar lo bello, delicado y sensual de los jardines. De cada palabra se sustrae el placer y el juego que da un jardín.

 

SERVIDOR. ¡Oh, Reina, ten piedad de tu servidor!

 

REINA. Terminó ya la asamblea, y todos mis servidores se han ido. ¿Por qué vienes tan tarde?

 

SERVIDOR. Mi hora llega cuando la de los demás ha pasado. Dime qué trabajo ordenas al último de tus servidores.

 

REINA. ¿Qué puedo ordenarte, si es tan tarde?

 

SERVIDOR. Hazme jardinero de tu jardín.

 

REINA. ¿Qué locura es ésta?

 

SERVIDOR. Renunciaré a cualquier otra tarea, abandonaré al polvo mis lanzas y mis espadas. No me envíes a lejanas cortes. No me pidas nuevas conquistas: hazme jardinero de tu jardín.

 

REINA. ¿Y en qué consistirá tu servicio?

 

SERVIDOR. En llenar tus ocios. Conservaré fresca la hierba del sendero por donde vas cada mañana y donde, a cada paso tuyo, las flores deseosas de morir bendicen el pie que las pisa. Te meceré entre las ramas del septaparna mientras la luna, apenas levantada en la noche, intentará besar tu vestido a través de las hojas. Llenaré con aceite perfumado la lámpara que arde junto a tu lecho y adornaré tu escabel con maravillosas pinturas de azafrán y sándalo.

 

REINA. ¿Y cuál será tu recompensa?

 

SERVIDOR. Que me des permiso para tener entre mis manos tus pequeños puños, que parecen capullos de loto, y para rodear tus brazos con cadenas de flores; que pueda teñir las plantas de tus pies con el zumo encarnado de los pétalos de ashoka, y recoger, con un beso, la mota de polvo que pueda posarse en ellos.

 

REINA. Tus ruegos han sido escuchados. Serás el jardinero de mi jardín.

Quizás te pueda gustar

If the design is strong, the design might survive and transform. Thus there can be something lasting in the changing landscape. This is the essence of beauty in a cultural landscape.

 C. Th. Sørensen, 1963