Cuando el paisajismo dirige el proyecto

 

Un proyecto de paisajismo tiene el mayor éxito posible cuando se comienza pensando en él desde el principio -antes de colocar edificios, inclusive antes de su parcelación-. Cuando sus entrañas son estudiadas desde el punto de vista del paisaje todo tiene sentido. El paisaje y el proyecto fluye en su contexto, se sumerge en su entorno.

 

Un ejemplo de ello, y que yo misma he vivido y conocido desde sus comienzos es éste. El Parque de los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

 

El proyecto comenzó contratando a un equipo de paisajistas que junto a arquitectos, ingenieros y urbanistas diseñaron dónde irían cada uno de los pabellones y edificios, todo ello con el objetivo de hacer un parque que tuviera éxito, no sólo por ser bonito ó incluso florido durante las Olimpiadas, si no para ser un hito en las mejoras de la ciudad y fomentar la biodiversidad y la sostenibilidad.

 

Soñando en lo que podría ser y apostando por ello, este proyecto de paisajismo se ha convertido a nivel europeo en un proyecto alabado por muchos.

Es sin duda un proyecto que cambia la manera de proyectar hoy en día grandes y nuevos desarrollos urbanos.

 

“En países donde la arquitectura del paisaje está pobremente desarrollada, dominada por una visión arquitectónica del mundo, no hacen lugares como éste”

James Hitchmough

 

 

 

Pensar en el paisaje como algo intrínseco de un proyecto es un deber. Hemos ocupado el espacio que una vez pertenecía a pastos y bosques, y ahora somos capaces de colocar ladrillos en lugares que pueden suponer un mayor coste a largo plazo bien ecológico o simplemente coyuntural e incluso social. Pensar primero en lo que ayudaría a mantener un alto nivel de sostenibilidad en la zona, y además embellecer, agradar al público y aumentar la biodiversidad de nuestro entorno no debería ser pasado por alto con tanta facilidad.

 

Los lugares en los que a todos nos gustaría vivir no tienen por qué ser pensados sin tener en cuenta nuestro entorno. Sin tener en cuenta en paisaje en el que después viviremos nosotros y las futuras generaciones. Invertir en el paisaje no es una pérdida de tiempo, es una inversión rentable.

 

Puedes ver más vídeos como este en Inspirando a una Generación – El Legado del Paisajismo de las Olimpiadas- del Landscape Institute.

 

Quizás te pueda gustar